Acabados

Laminado

El laminado es un tipo de acabado que se le realiza al papel. Existen dos tipos de laminados: el mate y el brillante.

El laminado mate aporta al papel un tacto suave. No refleja la luz, por lo que le otorga gran elegancia. Además de aportarle al papel mayor durabilidad, consigue que aumentar su calidad al no quedar marcadas las huellas de las manos.

El laminado brillante refleja la luz y le aporta brillo al papel. Tiene las mismas ventajas que el laminado mate.

Ambos son altamente recomendables porque:

  • Le dan al papel brillo y calidad.
  • Le otorgan al papel un gran nivel de resistencia al roce porque consiguen un efecto deslizante.
  • Aumentan la resistencia del papel al agua, a la suciedad, a la grasa y al paso del tiempo.
  • Protegen el papel, ayudando a ralentizar su deterioro natural.

 

El laminado se puede aplica a una cara (1/c) o a ambas caras (2/c) del papel.

  

Encuadernación grapada

La encuadernación grapada es una de las más simples. Solamente se colocan grapas por donde doblan los pliegos de papel, para que queden unidos. 

 

Encuadernación grapada

 

 

Encuadernación cosida al aire

En la encuadernación de libros es muy habitual el cosido de sus hojas. Existe otra variante de este tipo de encuadernación, que consiste en dejar la costura al aire. Está muy de moda porque aporta un acabado muy original.

 

 

Encuadernación cosida al aire